Replantear la Frase “los extraños son peligrosos”

“Los extraños son peligrosos.” Es simple. ¡Fácil de recordar! ¿Pero es realmente la lección más efectiva que podemos enseñarles a nuestros hijos para prevenir los secuestros?


Los niños no entienden el concepto de extraño. Muchos creen que los extraños son personas hoscas y feas; entonces... ¿el hombre amable que les pide ayuda para encontrar a su mascota? No es un extraño para ellos.

Los niños también aprenden que algunos extraños, como los empleados de una tienda, los oficiales de policía o los papás con niños pueden ayudarlos. Puede ser difícil que ellos entiendan la diferencia entre los extraños que podrían hacerles daño y aquellos que podrían ayudarlos.  


Lo que es más importante, la frase “los extraños son peligrosos” pasa por alto el hecho de que la mayoría de los niños son secuestrados por alguien que conocen.

Evitar a los extraños no los ayudará si el secuestrador es un familiar, vecino o conocido de la familia. Cuando hable con sus hijos sobre cómo prevenir un secuestro, no se centre en advertirles sobre ciertos tipos de personas. En cambio, enséñeles a identificar situaciones amenazantes y actuar adecuadamente.

Un mensaje nuevo

Dígale adiós a la frase “los extraños son peligrosos.” Intente usar las siguientes palabras cuando hable con su hijo sobre cómo prevenir un secuestro:

  • No le diga: Nunca hables con extraños.
  • Dígale: No deberías dirigirte a cualquier persona. Si necesitas ayuda, busca a un policía de uniforme, un empleado de una tienda que tenga una etiqueta o indicación con su nombre, o un papá o mamá con su hijo.

  • No le diga: No te acerques a gente que no conoces.
  • Dígale: Es importante que me pidas permiso antes de irte al lugar que sea con otra persona.

  • No le diga: Puedes darte cuenta de que alguien es malo con solo mirarlo.
  • Dígale: Presta atención a lo que la gente hace. Dime de inmediato si alguien quiere contarte un secreto, te hace sentir incómodo o intenta que vayas con esa persona.

Además de estas conversaciones, use situaciones para juegos de roles que ayudarán a que sus hijos practiquen cómo prevenir un secuestro. Cuanto más practiquen los niños, mejor preparados estarán para responder en caso de emergencia.