Los engaños comunes

¿Conoce los segmentos de los programas de noticias que comprueban cuánto uno sabe sobre la seguridad de los niños? Suelen mostrar a “extraños” que intentan atraer a los niños ofreciéndoles helados, contratos de modelaje u otras cosas interesantes. Con demasiado frecuencia, estos engaños logran su cometido.


En estas situaciones, incluso los niños que saben que no deberían hacerlo, suelen pasar por alto las reglas de seguridad. Los posibles secuestradores lo saben. Saben que, si bien a muchos niños les enseñan que deben evitar a los extraños, quizás no les enseñen a reconocer tácticas de secuestro.


El National Center for Missing & Exploited Children® ha notado el uso de más de 100 de estas tácticas.[1] Algunos ejemplos a continuación. Léalos con sus hijos y practique una respuesta. Cuanto más practiquen los niños, mejor preparados estarán en una situación real.


El engaño del ofrecimiento

A un niño le ofrecen algo deseable: un caramelo, dinero, juguetes o llevarlo a algún lado.

Como Batirlo

Los niños no deberían aceptar regalos sin que usted les haya dado permiso. Aproveche momentos tales como cuando un amigo o un familiar le ofrezca un regalo para practicar esta idea con su hijo.

El engaño de la mascota

Se usa una mascota bonita o interesante para hacer que el niño siga al secuestrador o ingrese a su casa o su vehículo.

Como Batirlo

Enséñeles a sus hijos que nunca entren al vehículo o la casa de otra persona sin pedirle primero permiso a usted.

El engaño de la emergencia

Alguien simula una emergencia y ofrece llevar al niño a otro lugar.

Como Batirlo

Dígale a su hijo que nunca debe ir a ningún lugar con otra persona sin pedirle primero permiso al adulto a cargo. Haga que su hijo practique decir: “No puedo ir con usted sin consultar primero con mi mamá/papá/maestro” con voz firme, y se aleje de la persona.

El engaño de la ayuda

Al niño le piden ayuda con algo como indicaciones para ir hasta un lugar, buscar una mascota que se perdió o ayudar a cargar alguna cosa.

Como Batirlo

Los adultos deberían pedirles a los adultos si necesitan ayuda, no a los niños. Haga que su hijo practique decir: “No puedo ayudarlo” con voz firme. Enséñeles a los niños que se queden a una distancia de, al menos, dos brazos al interactuar con adultos que no conocen.

El engaño del amiga

Una persona le dice al niño que la envía el padre o la madre de ese niño. Hay veces en que la persona de verdad conoce al padre o la madre del niño.

Como Batirlo

Hable con la escuela de su hijo para que le pidan permiso a usted antes de dejar ir a su hijo con otra persona.

El engaño del niña “mala”

Una persona acusa a su hijo de haber hecho algo malo y le dice al niño tiene que irse con ella.

Como Batirlo

Enséñele a su hijo que no debe acompañar a nadie sin que usted le haya dado permiso para hacerlo. Explíqueles a los niños mayores que los fotógrafos o agencias de casting que son legítimos intentarán hablar con el padre, la madre o el tutor, no con el niño.

El engaño del halago o ser modelo

Alguien halaga al niño y le pide tomarle una fotografía. La persona puede prometerle fama o fortuna.

Como Batirlo

Enséñele a su hijo que no debe acompañar a nadie sin que usted le haya dado permiso para hacerlo. Explíqueles a los niños mayores que los fotógrafos o agencias de casting que son legítimos intentarán hablar con el padre, la madre o el tutor, no con el niño.

El engaño de abrir la puerta

Alguien intenta que el niño atienda la puerta mientras sus padres no están en casa.

Como Batirlo

Recuérdeles a sus hijos que no deberían abrirle la puerta a nadie cuando usted no está en la casa. Dígales que, si se trata de personal de servicio legítimo, volverá más tarde.

Aprende el Truco Batirlo
El engaño del ofrecimiento

A un niño le ofrecen algo deseable: un caramelo, dinero, juguetes o llevarlo a algún lado.

Los niños no deberían aceptar regalos sin que usted les haya dado permiso. Aproveche momentos tales como cuando un amigo o un familiar le ofrezca un regalo para practicar esta idea con su hijo.

El engaño de la mascota

Se usa una mascota bonita o interesante para hacer que el niño siga al secuestrador o ingrese a su casa o su vehículo.

Enséñeles a sus hijos que nunca entren al vehículo o la casa de otra persona sin pedirle primero permiso a usted.

El engaño de la emergencia

Alguien simula una emergencia y ofrece llevar al niño a otro lugar.

Dígale a su hijo que nunca debe ir a ningún lugar con otra persona sin pedirle primero permiso al adulto a cargo. Haga que su hijo practique decir: “No puedo ir con usted sin consultar primero con mi mamá/papá/maestro” con voz firme, y se aleje de la persona.

El engaño de la ayuda

Al niño le piden ayuda con algo como indicaciones para ir hasta un lugar, buscar una mascota que se perdió o ayudar a cargar alguna cosa.

Los adultos deberían pedirles a los adultos si necesitan ayuda, no a los niños. Haga que su hijo practique decir: “No puedo ayudarlo” con voz firme. Enséñeles a los niños que se queden a una distancia de, al menos, dos brazos al interactuar con adultos que no conocen.

El engaño del amiga

Una persona le dice al niño que la envía el padre o la madre de ese niño. Hay veces en que la persona de verdad conoce al padre o la madre del niño.

Hable con la escuela de su hijo para que le pidan permiso a usted antes de dejar ir a su hijo con otra persona.

El engaño del niña “mala”

Una persona acusa a su hijo de haber hecho algo malo y le dice al niño tiene que irse con ella.

Enséñele a su hijo que no debe acompañar a nadie sin que usted le haya dado permiso para hacerlo. Explíqueles a los niños mayores que los fotógrafos o agencias de casting que son legítimos intentarán hablar con el padre, la madre o el tutor, no con el niño.

El engaño del halago o ser modelo

Alguien halaga al niño y le pide tomarle una fotografía. La persona puede prometerle fama o fortuna.

Enséñele a su hijo que no debe acompañar a nadie sin que usted le haya dado permiso para hacerlo. Explíqueles a los niños mayores que los fotógrafos o agencias de casting que son legítimos intentarán hablar con el padre, la madre o el tutor, no con el niño.

El engaño de abrir la puerta

Alguien intenta que el niño atienda la puerta mientras sus padres no están en casa.

Recuérdeles a sus hijos que no deberían abrirle la puerta a nadie cuando usted no está en la casa. Dígales que, si se trata de personal de servicio legítimo, volverá más tarde.

  • [1]Basado en un análisis realizado por el National Center for Missing & Exploited Children® sobre más de 9,000 intentos de secuestro ocurridos entre el 1 de febrero de 2005 y el 31 de enero de 2014. Para ver más información, visite www.missingkids.com/AttemptedAbductions.