Secuestro infantil

De todas las preguntas que cruzan la mente de los padres cuando oyen hablar sobre secuestro infantil, la pregunta más común puede ser ¿cómo impido que esto le suceda a mi hijo?


Algunos padres intentan proteger a sus hijos enseñándoles que “los extraños son peligrosos”, pero la mayoría de los secuestros infantiles involucran a un familiar o alguien que el niño conoce.

¡Enseñe a sus hijos que no es suficiente con solo evitar extraños!

Los padres deberían saber cuándo y dónde sus hijos pueden estar en riesgo de ser secuestrados. También deberían enseñarles a sus hijos sobre esas situaciones y qué hacer si se presentan. Eso ayuda a preparar a los niños para que actúen si el riesgo de secuestro es por parte de alguien que conocen.

Cuando un familiar es quien secuestra

Los secuestros por parte de familiares se producen cuando un familiar incumple los acuerdos de custodia legal y mantiene a los niños alejados de sus tutores legales. En los secuestros por parte de familiares, suele ser el padre o la madre quien se lleva a sus hijos. Puede haber más probabilidades de que ocurra un secuestro si el padre o la madre:

  • Secuestró antes o amenazó con secuestrar a su hijo.
  • No tiene vínculos fuertes con el estado donde está el niño, pero sí tiene vínculos con amigos y familiares que viven en otro estado u otro país.
  • Estuvo planificando actividades (tales como vender una casa, proteger los registros).
  • Tiene antecedentes de problemas maritales.
  • Tiene antecedentes de violencia doméstica o maltrato infantil.

Obtenga más información sobre los signos de advertencia de un secuestro por parte de familiares y sepa lo que puede hacer para proteger a sus hijos. Recuerde que estos signos de advertencia no necesariamente significan que habrá un secuestro. Asimismo, también es posible que haya un secuestro sin que hayan aparecido estos signos de advertencia.


Lo que usted debería saber sobre los intentos de secuestro

Los padres deberían aprender cuándo y dónde los niños están más vulnerables para poder protegerlos mejor. En un análisis realizado sobre intentos de secuestro, el National Center for Missing & Exploited Children® encontró que muchos:

  • Involucraron a un sospechoso conduciendo un vehículo.
  • Tuvieron lugar entre las 2 p.m. y las 7 p.m.
  • Ocurrieron cuando el niño estaba yendo o regresando de la escuela.
  • Involucraron a niños de entre 10 y 14 años.

Enséñeles a los niños a que actúen

El estudio de NCMEC reveló un dato sumamente importante: el 83 % de los niños que escaparon de sus secuestradores hicieron algo proactivo. Se escaparon caminando o corriendo, gritaron, patearon o empujaron. Eso significa que lo mejor que un niño puede hacer si alguien intenta secuestrarlo es actuar en lugar de ser pasivo o amable.


Emplee esta información para preparar un plan de seguridad para sus niños, ¡y no olvide incluir a los adolescentes en esas conversaciones! Puede:

  • Indicarles lugares a los que pueden ir para pedir ayuda cuando van caminando a sitios tales como la escuela y el parque.
  • Recordarles que vayan siempre en grupo y que no se alejen del grupo.
  • Advertirles que no deben aceptar que alguien los lleve ni cambiar los planes sin perdirle primero permiso a usted.
  • Enseñarles los engaños comunes que los posibles secuestradores usan, tal como ofrecer dinero o pedir ayuda.
  • Recomendarles que le digan a un adulto de confianza cuando haya cualquier cosa o cualquier persona que los haga sentir incómodos.

Cuando se trata de que su hijo esté seguro, ¡USTED es el mejor recurso que su hijo tiene!